Después de un proceso de valoración de los locales vecinales, inician las actuaciones de mejora de las instalaciones

El área de Ciudad Sostenible y Planificación ha iniciado un proceso de mejora de los locales de las Asociaciones Vecinales del municipio, a partir de valoraciones realizadas en visitas técnicas durante el pasado año en coordinación con la Concejalía de Participación Ciudadana. “La coordinación entre áreas ha sido fundamental para recoger las demandas y necesidades vecinales en torno a espacios comunitarios que acogen actividades importantes para las personas del barrio”, comenta el concejal David Hernández.

La demanda de las asociaciones vecinales sobre las necesidades de sus locales ha sido recogida en los espacios de encuentro que la Concejalía de Participación Ciudadana mantiene con dichas asociaciones periódicamente. “Las asociaciones vecinales llevan años esperando respuesta para la mejora de sus instalaciones, viendo afectada su actividad por no disponer de los medios o los espacios adecuados, y esperamos que con la planificación de estas actuaciones se puedan mejorar los servicios y se acerquen más personas a estos espacios”, cita la concejala María Jesús Hernández. 

Actuaciones realizadas

Los proyectos que, hasta ahora, se han ejecutado desde Ciudad Sostenible se han enfocado en primer lugar en los locales vecinales de San Antonio y Punta Brava. En primer lugar, se ha llevado según demandas vecinales del propio barrio el enfoscado y mejora de un muro exterior de la Asociación Jeriguilla de San Antonio, que daba problemas al vecindario.

Por su parte, en la Asociación Vecinal Punta Brava El Veril, se ha desarrollado un proyecto de mejora de su fachada y muro exterior con la retirada de los balcones que se encontraban en mal estado, así como el enfoscado y pintado exterior de todo el edificio.

Actuaciones planificadas

Respecto a la Asociación Vecinal de Las Dehesas, el área de Ciudad Sostenible ha planificado un proyecto de mejora del inmueble. Tras la visita realizada, el personal técnico determinó que el edificio se encuentra actualmente en mal estado de conservación, afectado por humedades y problemas de accesibilidad que suponen un obstáculo para la movilidad sostenible del vecindario. El proyecto de mejora planteará soluciones urbanísticas a los problemas de humedades del inmueble, así como una mejora de las condiciones de accesibilidad del local que responda a las demandas vecinales.

“Desde ambas áreas, se sigue trabajando en proyectos para otras asociaciones vecinales, con el objetivo de dar una respuesta coordinada a todas las demandas de la ciudadanía respecto a estos espacios comunitarios”, añade el edil Hernández.